Desde 2005, Bodegas San Prudencio

Marcos y Rubén Saenz Lopez son dos hermanos que durante sus días de infancia soñaban con hacer juntos algo reseñable en el futuro. En 2005, con Bodegas San Prudencio convierten en realidad sus sueños y comienzan un proyecto maravilloso e ilusionante con la única finalidad de elaborar vinos distintos y con un fuerte sentido de apego al lugar donde proceden, con viñedos en propiedad y fieles a una filosofía vinícola no intrusiva y respetuosa con el medioambiente. Por fin, esos niños convertidos en viticultores están haciendo algo significativo juntos, y aún más importante, algo que tanto les apasiona y les hace disfrutar.








Vinos únicos y de personalidad propia.

Hoy en día, la bodega elabora vinos de diferentes viñedos y terruños proporcionando sustento a 12 familias que trabajan con la única idea de producir las uvas de mayor calidad para que Ruben pueda elaborar vinos únicos y de personalidad propia. Durante estos años han aprendido que son sólo el comienzo de su sueño de infancia y que necesitan de generaciones venideras para lograr verdaderamente sus objetivos, que no son otros que elaborar vinos diferentes, por lo que no tienen miedo a cometer errores y seguir aprendiendo, la única manera que entienden para llegar a conseguir vinos singulares y acordes a su filosofía de vida. Saben que cada día están más cerca de sus objetivos, pero mientras tanto, quieren dar las gracias a todos los que ya aprecian sus vinos y a los que no les gustan sus vinos también se lo agradecen porque les proporcionan una valiosa información para continuar en la búsqueda de “sus vinos”. ¡Gracias, gracias y mil gracias!

translation missing: es.general.search.title

English Español